icon-menu
 

Un solo beso

Entonces me pidió que la esperara 5 minutos en el sofá de color piel, mientras se alistaba para el momento de pasión que vendría, tiempo en el que apagué la luz, quedándonos con la llama de las velas que adornaban la sala. Transcurrido ese tiempo, empecé a oír más fuerte y cerca el sonar de sus tacones cuando asomó su rostro y sonrisa encantadora, recostándose en la columna que separaba el pasillo de la sala, se apoyó con su pecho y sus manos y levantando su pierna derecha hasta que sus zapatos negros, altos y de tacón puntilla tocaron sus nalgas, entonces, desee como nunca un solo beso de sus dulces labios.

Se acercó muy lento, mirándome fijamente a los ojos y sin pronunciar palabra sus piernas largas se posaron frente a mí, se inclinó levemente y mordió sus labios imitando mi gesto después de verla vestida así, piel canela y dorada, acompañada de color negro que dejaba sus muslos al descubierto, perfectamente torneados y estilizados sobre sus tacones que me encantaban; puso sus manos sobre mis piernas y sus labios en los míos, húmedos y apasionados y en un movimiento fascinante sin doblar sus rodillas nos fundimos en un solo beso. Sus piernas funcionaban como un imán para mis manos, las cuales fueron buscando sus caderas rozando su piel tersa y con un aroma que me atraía, me sorprendía la posición de sus piernas, firmes y lo suficientemente separadas para impedir que me moviera de mi lugar y escapase de su encanto; con cierta agilidad logró soltar mi cinturón y uno a uno los botones de mi pantalón, con tal delicadeza metió sus manos en mi ropa interior y se apoderó con tal propiedad de lo que le pertenecía, jugó con él, lo consintió y lo besó, usó su lengua húmeda de abajo a arriba y su cavidad bucal disfrutaba de su firmeza. Se puso en pie nuevamente tomándome de las manos y las puso sobre su cintura invitándome a vivir la expedición sobre sus nalgas, mientras mis labios dibujaban su cuello en el escote de su vestido negro y ajustado que me permitían apreciar sus curvas delicadas; tomé todo su cuerpo fuertemente entre mis brazos y produjo un gemido leve de sus labios, la lleve hasta la silla más cercana y su vestido corto y sensual iba perdiendo su forma por el efecto de mis manos, que recorrían su piel cálida adornada de su ropa interior negra de encaje que fui moviendo con delicadeza, quería sentir su pelvis libre y perderme en su húmeda esencia, besarla con pasión como lo hacía con su boca, esa boca que me pedía un solo beso; sentí sus manos sobre mi cuello con tal deseo que no podía separarme de ella, sus muslos sintieron la fuerza en la yema de mis dedos, sus rodillas se flexionaron y sus tacones cayeron al piso, la ropa estorbaba y el calor de las velas ya no era necesario, nuestros cuerpos eran uno solo entre gemidos y caricias con delirio …

@olparra

 

Déjanos tu opinión !

Opiniones

Quiero vivir la Experiencia Boudoir inmediatamente

* indicates required

Suscribirme al boletín semanal

* indicates required

Qué hacemos en Boudoir Colombia

Boudoir (budua) Colombia te brinda la oportunidad de despertar y resaltar tu sensualidad y ternura viviendo la #ExperienciaBoudoir donde retratamos esos momentos únicos bajo el lente de la cámara de nuestro fotógrafo Manuel Julián Pérez.

Siempre tendremos los mejores aliados !!

Terapia de Pareja - Karen Langebeck

Matrimonio.com.co