icon-menu
 

La perversa anatomía del sexo

El sexo se convierte en la catarsis de la esencia del ser humano y cuando lo prohibido se cruza por nuestra vida se convierte un narcótico para nuestros sentidos y los dispone en busca del placer y el deseo generando sensaciones producidas para la adrenalina y dopamina que fluye por nuestro cuerpo mientras buscamos la perversa anatomía del sexo.

El salón de clases y la oficina se convirtieron en los escenarios que daban vida a obras de lujuria y placer, para muchos una perversión por estar en un lugar que no brinda intimidad y a la vista de la sociedad hipócrita y doble moral una parafilia como fue considerado el sexo oral y la masturbación a principios del siglo XX.

La perversa anatomía del sexo* Terminando la universidad tuve el placer de compartir una clase con una mujer que me encantaba desde que la vi al iniciar la carrera, después les contaré porque nunca fui capaz de hablarle antes; fue tan placentero porque no solo compartimos horas de estudio sino las sabanas de los moteles que fueron testigos del fuego que emanábamos en cada encuentro. Sin embargo un día decidimos cambiar de escenario, era momento de tener un poco de riesgo y fue cuando por casualidad llegamos antes de tiempo al salón de clases, ella como siempre vestida muy ejecutiva, tacones y medias veladas negras, un sastre negro con minifalda que moldeaba perfectamente su figura y una camisa blanca de seda perfectamente abotonada. Fue inevitable levantarme de mi puesto y acercarme por su espalda, besarle el cuello lentamente mientras acariciaba sus rizos negros, sus nalgas se acercaron con fuerza a mis caderas, su mano derecha se apoyó en la puerta del salón y su mano izquierda acariciaba mi cuello; mis manos bajaron rápidamente hasta el borde de su minifalda y la subieron con fuerza dejando al descubierto el fabuloso encaje de sus medias veladas y sus nalgas piel morena. Sus ojos negros me miraron fijamente y me dijo susurrándome “te quiero dentro de mi yaa”; abriendo levemente sus piernas, tomó entre su mano mi pene firme y duro y lo llevó a su vulva húmeda robándole un sutil gemido, no había mucho tiempo pero si había demasiada pasión, nuestros cuerpos y mentes completamente excitados buscaban el clímax antes que alguien entrara por la puerta del salón…

* Compartíamos el mismo lugar de trabajo pero con un piso de diferencia, de vez en cuando pasaba por mi puesto y me dejaba apreciar su sensualidad y su hermosa sonrisa. Ese fue uno de esos días en que hubo trabajo extra y tuvimos que quedarnos hasta tarde en la oficina, cerca de la media noche cuando no quedaban muchas personas se acercó de nuevo a mi puesto para despedirse, con su vestido color salmón, corto y ajustado, tacones del mismo color que mantenían sus piernas firmes y estilizadas color canela; se recostó sobre mi escritorio y la yema de mis dedos acariciaron sus pantorrillas, subiendo lentamente por sus rodillas hasta sus muslos tonificados que ponen a delirar mis pensamientos. En mi entrepierna se pronunció una erección fácilmente detectable por sus ojos y acompañada de una sonrisa coqueta, sus manos no quisieron esperar para sentirlo, se levantó del escritorio, movió mi silla ubicándose enfrente de ella, sin doblar sus rodillas inclinó su torso y soltó rápidamente el cinturón de mi pantalón, bajó la cremallera y entre mis boxers encontró el falo que se llevaría a su boca con tal deseo que recorrería con su lengua lentamente, humedeciéndolo completamente, besándolo y acariciándolo desde su base hasta el glande; disfrutando de su firmeza lo recostó contra mi pelvis y lo lamió de tal manera que mis testículos quedaron húmedos con su saliva para después tomarlos entre sus labios muy suavemente, mientras sus ojos buscaban los míos inundados de placer…

¿ En cual lugar has tenido una experiencia similar ?

View Results

Cargando ... Cargando ...

Cuando encuentras la persona con la que con el simple roce de un dedo hace explotar todos tus sentidos, tu esencia se desvanece en un mar de emociones y te lleva a buscar infinidad de emociones que la sociedad podría llamar como prohibidas porque el lugar en donde se pueden vivir. Y es esta prohibición la que genera atracción y un fascinante reto que nos pone a prueba a si mismos, cuestionando nuestros límites y el poder que tenemos para saltarlos o no sin importar que tan pervertidos nos podamos ver ante la sociedad mientras conocemos la anatomía del sexo en su mayor expresión.

@olparra

Déjanos tu opinión !

Opiniones

Quiero vivir la Experiencia Boudoir inmediatamente

* indicates required

Suscribirme al boletín semanal

* indicates required

Qué hacemos en Boudoir Colombia

Boudoir (budua) Colombia te brinda la oportunidad de despertar y resaltar tu sensualidad y ternura viviendo la #ExperienciaBoudoir donde retratamos esos momentos únicos bajo el lente de la cámara de nuestro fotógrafo Manuel Julián Pérez.

Siempre tendremos los mejores aliados !!

Terapia de Pareja - Karen Langebeck

Matrimonio.com.co